La receta de salud bucodental para el Verano 2018 - IIO

Nuestros hábitos cotidianos cambian en verano. Altas temperaturas, más tiempo fuera de casa, viajes… Tanto si estamos de vacaciones como si no, alteramos rutinas de comidas y cenas, horarios de sueño, desatendiendo un poco la higiene bucal. Uno de cada cuatro españoles deja de limpiarse los dientes tres veces al día durante el periodo estival. Pese a ello, no vamos a hacer un drama porque son fechas para sonreír y disfrutar. Alimentos frescos y de temporada, no excederse con los helados y los refrescos, llevar siempre en el bolso nuestro kit de limpieza dental son consejos muy prácticos para cuidar nuestra sonrisa. A todos ellos, desde Instituto Integral Odontológico, vamos a sumarle una recomendación, una receta de salud bucodental para el Verano 2018: Agua, beber mucho agua.

Agua para mantenerse hidratados y conservar cantidad y calidad de saliva

La saliva es la gran aliada de la salud oral: lubrica la boca, interviene en funciones básicas como hablar, masticar, tragar y digerir los alimentos, neutraliza los ácidos y azúcares, realizando una acción antibacteriana y antifungicida fundamental para mantener la integridad de la mucosa oral y de los dientes… Todo son beneficios en la saliva, por lo que si en verano es importante mantenerse bien hidratados en términos normales, beber agua resulta fundamental para continuar la segregación de saliva en niveles constantes y evitar la sequedad oral.

La boca seca afecta a la garganta, incide en problemas como la halitosis –mal aliento– y la candidiasis oral –conocida también como muguet– y, a un nivel más patológico, deriva en xerostomía –importante disminución de la secreción salival–. A este descenso de la salivación contribuye el calor y la falta de hidratación. Beber agua es el remedio más sencillo y beneficioso para prevenir estos potenciales problemas: 2 litros, lo que vienen a ser 8 vasos de agua, repartidos a lo largo del día facilitan una buena hidratación y el flujo salival necesario para que la saliva continúe realizando idóneamente sus funciones.

Agua para proteger el esmalte dental

El elemento ácido de determinados alimentos y bebidas desmineraliza el esmalte. El consejo es siempre intentar no abusar de alimentos ricos en azúcares porque al reaccionar con las bacterias y formar ácido, este último profundiza en el diente provocando caries. Pero es cierto que en estas fechas de tanto calor, ¿quién se resiste a tomarse un refresco o una bebida isotónica, tan de moda últimamente, o a acabar una comida con un delicioso helado?

Un vaso de agua, bebido después tomar comidas o bebidas ricas en azúcares, trago a trago y manteniendo cada sorbo durante unos segundos en la boca, ayuda a mantener la boca “limpia”. Estos alimentos forman excesivo ácido y el pH de la boca se altera. Gracias al agua y, una vez más a la saliva, este pH se va normalizando poco a poco hasta que se regula. Es el motivo por el que se recomienda esperar 30 minutos a cepillarse los dientes después de comer: este es el lapso de tiempo que la saliva necesita para neutralizar los ácidos.

Agua para prevenir la aparición de caries

El agua consumo público está fluorada. Según el Consejo General de Dentistas, la fluoración del agua “constituye la mejor medida de salud pública para la prevención de caries dental en niños y adultos. En la actualidad existe una gran preocupación por la toxicidad que pueda provocar el flúor, pero en este blog ya explicamos qué es el flúor, en qué nos beneficia y como debe administrarse a los niños.

Lo fundamental es recordar que el valor ión flúor permitido en el agua potable no solo no es nocivo para la salud, sino que contribuye a remineralizar las lesiones producidas por la caries en sus etapas iniciales. Dicho esto, el agua es la bebida más recomendada de todas para calmar la sed y el mejor aliado para mantener la salud oral y la salud en general.

Disfruta, sonríe, pero no te despreocupes del todo

Lleva tu cepillo y tu dentífrico siempre contigo, intenta hacer una alimentación sana y equilibrada que incluya ensaladas de hoja verde y frutas de temporada como el melón de la sandía, raciona los helados, cuida tus labios con protección labial, no olvides tu revisión y limpieza dental anual y entonces, sí: libérate de prisas, agobios y preocupaciones; disfruta, ríe y diviértete. ¡Vive el verano! ¡Sé feliz!

 

Si deseas más información sobre nuestros servicios, pide cita sin compromiso en nuestra clínicaestaremos encantados de asesorarte.

PEDIR CITA

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies